Juegos de tacto: estimulación sensorial para el desarrollo infantil

La estimulación sensorial en educación infantil es fundamental para promover el desarrollo integral y el aprendizaje de los niños a través de experiencias y actividades que involucran los sentidos. Durante los primeros años de vida, los bebés exploran y descubren el entorno a través de sus sentidos, por lo que es importante brindarles oportunidades para desarrollar su percepción táctil.

Temario

Importancia de la estimulación sensorial en el desarrollo infantil

En los primeros años de vida, el cerebro de los niños está en pleno desarrollo y construyendo su sistema de cableado. La cantidad de estimulación que reciben afecta directamente la formación de conexiones neuronales. La estimulación sensorial repetitiva y consistente refuerza estas conexiones y las hace permanentes, lo que contribuye al desarrollo cognitivo y psicoemocional de los niños.

La estimulación sensorial en la educación infantil tiene numerosos beneficios, entre ellos:

  • Aumento de la curiosidad, atención y concentración: La estimulación sensorial despierta la curiosidad de los niños y fomenta su atención y concentración en las actividades.
  • Promoción del pensamiento lógico: Al experimentar con diferentes texturas y materiales, los niños desarrollan su capacidad de pensar de forma lógica y resolver problemas.
  • Estimulación de la comunicación no verbal: La estimulación táctil les permite a los niños expresarse de forma no verbal, a través del contacto físico y las interacciones con los demás.
  • Desarrollo de relaciones positivas: La estimulación sensorial en grupo promueve el desarrollo de relaciones positivas con otros niños y adultos, fomentando la socialización y el trabajo en equipo.
  • Mejora del aprendizaje en el futuro: La estimulación sensorial en la infancia sienta las bases para un mejor aprendizaje en el futuro, ya que fortalece las conexiones neuronales y estimula el desarrollo cognitivo.
  • Aceptación de estímulos del entorno: Los niños que han sido expuestos a diferentes estímulos sensoriales desde temprana edad son más propensos a aceptar y adaptarse a los cambios en su entorno.
  • Conocimiento del propio cuerpo: La estimulación táctil les permite a los niños explorar y comprender su propio cuerpo, desarrollando una mayor conciencia corporal.

Actividades para desarrollar la percepción táctil en los niños

Existen diversas actividades que se pueden realizar en el aula o en el hogar para estimular la percepción táctil de los niños. Algunas de ellas son:

Estimulación auditiva:

Utilizar sonajeros o juegos que emitan sonidos o música, imitar sonidos de animales, hacer que el niño imite diversas acciones y sonidos.

Estimulación visual:

Pintar el aula con colores diferentes y utilizar objetos de varios tamaños, formas y tonalidades para estimular la visión. Jugar con espejos u objetos que reflejen la luz, utilizar luces o juguetes luminosos, esconder objetos para que el niño los busque.

Estimulación táctil:

La estimulación táctil es fundamental, ya que el sentido del tacto está presente desde el nacimiento y proporciona una gran cantidad de información al niño. Se pueden utilizar plastilinas u objetos de diferentes texturas, envolver al niño en diferentes tejidos, permitir que sus partes del cuerpo experimenten distintas sensaciones como frío, calor, aire, peso, etc.

Estimulación olfativa:

Rodear al niño de aromas agradables y comunes en su entorno, como frutas, flores y comidas. Introducir diferentes olores en sus juegos diarios para que los vaya reconociendo.

Estimulación gustativa:

Experimentar con comidas de sabores marcados para observar la reacción del niño, realizar masajes en la boca para estimular el sistema orofacial y variar los alimentos para que se acostumbre a diferentes sabores y texturas.

Actividades de estimulación sensorial para niños

Además de las actividades mencionadas anteriormente, existen numerosas opciones de juegos y juguetes sensoriales que se pueden utilizar para estimular la percepción táctil de los niños. Algunas de ellas son:

Arenero:

El arenero permite a los niños sumergirse en un entorno de exploración sensorial donde descubrir nuevas texturas. Se pueden incluir juguetes en el arenero para trabajar las habilidades motoras.

Pintura con los dedos:

Utilizar los dedos de las manos e incluso los de los pies para pintar es una actividad sensorial muy beneficiosa. Además de aprender sobre los colores, se estimula el tacto, la vista y se fomenta la creatividad.

Ensartar:

Ensamblar cuentas en un hilo o cuerda es una actividad que desarrolla habilidades motoras, coordina la vista y el tacto, y favorece la psicomotricidad fina.

Botellas sensoriales:

Llenar una botella o recipiente con una mezcla de soluciones líquidas que floten y no se mezclen crea una experiencia visual muy relajante y proporciona una excelente estimulación sensorial. Los niños pueden agitar las botellas y observar cómo los líquidos se mueven dentro de ellas.

Lámparas de lava:

Las lámparas de lava son objetos decorativos que generan un movimiento relajante y estimulante para la vista. Los niños pueden observar cómo las burbujas de colores suben y bajan dentro de la lámpara.

Bloques de construcción:

Los bloques de construcción permiten a los niños desarrollar la creatividad y la coordinación mano-ojo. Además, al manipular los bloques, se estimula el sentido del tacto.

El volcán:

Este experimento combina estimulación táctil, visual y auditiva. Consiste en hacer una montaña con plastilina, colocar bicarbonato de sodio en el centro y verter vinagre para provocar una erupción.

Hornear:

Cocinar, por ejemplo, unas galletas, estimula el sentido del olfato, el tacto y el gusto. Los niños pueden amasar la masa, oler los ingredientes y probar el resultado final.

Caja misteriosa:

Esta actividad consiste en meter dentro de una caja vacía diferentes objetos con distintas texturas, formas y pesos. El niño debe meter la mano en la caja, tocar los objetos y adivinar de qué se trata utilizando solamente el tacto.

Alfombra de texturas:

Crear una alfombra con objetos de diferentes texturas, como telas, papel de lija, algodón, etc., permite a los niños explorar y experimentar con distintos tipos de tacto.

Aplicaciones digitales para la estimulación sensorial

En la era digital, también existen aplicaciones que pueden contribuir a la estimulación sensorial de los niños. Algunas de ellas son:

  • Sonigrama: Esta aplicación estimula la atención visual y auditiva de los niños, quienes deben asociar diferentes sonidos con imágenes correspondientes.
  • Fireworks arcade: Con esta aplicación táctil, los niños pueden crear dibujos en forma de fuegos artificiales tocando o arrastrando el dedo en la pantalla.
  • Finger paint: Esta aplicación permite a los niños pintar en la pantalla del dispositivo móvil o tablet con los dedos. Está disponible para iOS y Android.
  • Pop globos: Esta actividad ayuda a los niños a aprender colores, números, letras y formas, mientras explotan globos en la pantalla táctil.
  • Fluid: Esta aplicación sensorial es muy relajante, ya que simula el movimiento del agua al tocar la pantalla.

Los juegos de tacto y la estimulación sensorial son fundamentales para el desarrollo infantil. A través de actividades y experiencias que involucren el sentido del tacto, los niños pueden desarrollar sus habilidades motoras, cognitivas y emocionales. Además, la estimulación sensorial promueve la curiosidad, la atención, la concentración y el deseo por el aprendizaje. Por lo tanto, es importante fomentar la estimulación táctil en el aula y en el hogar, brindando a los niños oportunidades para explorar y descubrir el entorno a través del sentido del tacto.

¡No te pierdas más diversión! Dirígete a la categoría de Juegos para encontrar más contenido como Juegos de tacto: estimulación sensorial para el desarrollo infantil.

Subir