PASITOS

$6.700


Carro caminador: 4 ruedas, manubrio, cajón portaobjetos con juego didáctico en los laterales.

Edad sugerida: +9 meses

Las cualidades de Pasitos:

A partir de los 9 meses, Pasitos estimula que el/ la bebé se suelte y comience a gatear y caminar si aún no ha comenzado y, a perfeccionar ambas habilidades si ya se encuentran en proceso.
A partir de los 10 meses, promueve el equilibrio del cuerpo del niño/ niña favoreciendo las habilidades de locomoción.
Deambular de aquí para allá adquiere un sentido que pronto incluirá el desarrollo de habilidades para idear objetivos, planificaciones, orientación y flexibilidad cognitiva.
La libertad que se siente al recorrer los espacios genera, además del desarrollo de la orientación espacial, buen desarrollo de la autoestima y autonomía personal.
Las actividades de sus laterales son ideales para el desarrollo de habilidades cognitivas como la planificación, la motricidad fina, la flexibilidad, la tolerancia a la frustración.
Al transportar objetos en el cubículo se debe analizar la situación completa: peso, tamaño, cantidad, forma del objeto que se quiere llevar, por lo que se comienzan a incorporar los contenidos básicos de la física y el cálculo mental. 


¿Qué hacemos con él?

Que la niña/ niño explore intuitivamente y aparezca su curiosidad intuitiva.
Si no investiga de manera espontánea luego de un tiempo, guialo hacia las actividades didácticas de los laterales para que te imite.
Facilitá el acercamiento al manubrio en la posición de locomoción para estimularla/o a que lo tome de allí con ambas manos.
Si aún no lo hace por sus propios medios, sostené a la niña/ niño para brindarle estabilidad y seguridad al comienzo. Notarás que la libertad que siente se reflejará en su sonrisa y su motivación.
¡¡Y no te olvides que se puede transportar objetos varios!!


¿Cuántos objetos lleva Pasitos? Contalos uno por uno apoyando tu mano sobre ellos mientras decís los números en voz alta.
Jugando juntos se modelan conductas saludables.
Se fomenta el vínculo sano con los otros a través de la práctica de la empatía, el cuidado, la solidaridad, la comunicación.  
NO OLVIDES no intervenir, ni criticar, ni corregir.

¡Dejemos que los niños/ niñas dirijan el juego!

 

Compartir: